Cómo regenerar el hígado de manera natural para sanarlo!

El hígado, a diferencia de otros órganos, posee la grandiosa capacidad de regenerarse por si solo cuando la afección no es tan grave, sin embargo en la mayoría de los casos, las enfermedades hepáticas afectan a todo el órgano y desmejoran en gran medida su funcionamiento, en algunos casos incluso se puede ver dañado por completo si no cesa la causa de la agresión.

Aun así, existen formas de regenerar el hígado de manera natural, para ayudarle cuando no puede realizar esta tarea el mismo.

La capacidad regenerativa hepática no dura por siempre, junto con la vejez llega a un punto en donde la cantidad de sus células empiezan a disminuir en cantidad, por tanto el órgano se va volviendo cada vez más incapaz de cumplir de forma adecuada con sus múltiples funciones. Hoy te enseñaremos que debes hacer para ayudar a que tu hígado se regenere de forma natural para sanarlo.

Cómo regenerar el hígado de manera natural para sanarlo!

Dos remedios con hierbas para regenerar tu hígado

1-El cardo Mariano

Esta hierba es una de las principales para conseguir recuperar el daño hepático. Su principal ingrediente activo es la silimarina, un complejo de diferentes compuestos, vitaminas y flavonoides que juntos ayudan en la reconstrucción del hígado y su protección. La silimarina es un potente antioxidante que logra el aumento de los niveles de glutatión en el hígado en un 35%, el cual es responsable de purificar el hígado de una amplia gama de toxinas. Con el aumento de los niveles de glutatión, el hígado tiene un mayor poder para limpiar la sangre de los compuestos tóxicos. Por estas razones el consumo de cardo Mariano actúa como un protector y regenerador del hígado.

Para obtener todas estas propiedades puedes consumir la planta de cardo mariano de diferentes formas.

A través de su extracto, el cual debe contener 80% cardo mariano. Según ciertos datos la dosificación del extracto de silimarina sería entre 300 a 600 mg por día.

En comprimidos, si esta es la forma elegida, debes asegurarte que sólo contenga silimarina y que sean 100% natural.
En forma de infusión, si bien la silimarina es poco soluble en agua a través de una buena preparación es posible obtener todos sus beneficios protectores del funcionamiento hepático.

Raíz de bardana

Esta hierba actúa como un purificador de la sangre y es ampliamente usada en la medicina ayurveda. Lo que hace esta hierba es restaurar las células dañadas mientras aumenta el flujo de la bilis para aumentar su funcionamiento.

Prepara una infusión con una cucharadita de bardana por taza de agua. Añade agua caliente y deja reposar por 4 minutos. Después cuela y bebe poco a poco cuando se vaya enfriando. Así mejoraremos el funcionamiento del hígado, riñones, vesícula biliar y depuramos la sangre.

Otros consejos para mantener tu hígado saludable:

Beber abundantes cantidades de agua es una de las mejores formas de desintoxicar todo el organismo, mantiene la hidratación necesaria para que todo funcione adecuadamente, ayudando a la regeneración celular, además facilita el trabajo de filtración de las toxinas.

El té verde es muy rico en catequina, que es un antioxidante vegetal que se encarga de favorecer en gran medida el funcionamiento hepático, además de ayudar a reducir la cantidad de grasa acumulada en este órgano.

Reducir la cantidad de alcohol que se ingiere, pues este es uno de los principales culpables de que se acumulen con mayor frecuencia e intensidad las toxinas.

Aumenta el consumo de frutos rojos. Muchas frutas, especialmente las de color rojo tienen ácidos orgánicos que ayudan a disminuir el nivel de azúcar que se acumula en la sangre, por tanto se elimina la grasa más fácilmente y se mantiene mucho más limpio el organismo.

Todas las verduras son saludables, pero algunas en específico contienen ciertos nutrientes que tienen la virtud de estimular la producción celular hepática, por tanto protegen al órgano de las toxinas que este procesa y expulsa del cuerpo. Suma a tus ingredientes habituales la cúrcuma, remolachas, pomelo rosado, aguacates y manzanas.

El ajo es muy rico en algunos componentes con sulfuro, el cual aumenta y fortalece el funcionamiento de las enzimas, también contiene selenio y alucina, que son dos nutrientes que protegen a este importante órgano.

Los frutos secos son ricos en arginina, un aminoácido, en ácidos grasos como el omega 3 y en glutamina, todas estas sustancias eliminan el amoniaco del organismo, que es uno de los principales causantes de que el hígado se enferme gravemente, así es que también actúa como un protector hepático.

Si te pareció útil la información, recuerda compartirla!.

Fuente e imágenes: Viviendo Saludable