Cura la tiroides, hígado y vesícula con este remedio natural. Muchas personas ya lo han logrado!!

Es importante saber que este alimento ha sido utilizado para la medicina natural desde hace mucho tiempo atrás. El rábano contiene grandes cantidades de vitaminas y minerales que ayudan a mejorar las funciones de los órganos.

Los rábanos tienen propiedades realmente poderosas para tratar una larga lista de afecciones, además de que ayuda a sanar la piel y rejuvenecer tejidos.

Si quieres una cura natural para tratar tu hígado, vesícula, tiroides, alergias, sinusitis, problemas digestivos, piel marchita, etc., no dudes en probar la cura con rábanos, los cuales se encuentran entre uno de los alimentos más notables para la salud del cuerpo y se han venido usando desde tiempo muy antiguos para curar muy diversos padecimientos.

Cura la tiroides, hígado y vesícula con este remedio natural. Muchas personas ya lo han logrado!!

En el siguiente articulo te daremos dos recetas a base de rábano que te aseguramos que se convertirá en una de tus favoritas.

REMEDIOS CASEROS REALIZADOS CON RÁBANOS

JUGO PARA COMBATIR SINUSITIS, ARTRITIS Y BRONQUITIS

Ingredientes:

  • 4 limones
  • 1 trozo de jengibre
  • 1/2 de miel
  • 4 rábanos

Preparación:

Mezclar los ingredientes previamente lavados en una licuadora y procesar hasta formar una mezcla espesa. Tomar 1 cucharada tres o 4 veces al día.

JUGO DE RÁBANO PARA PIEDRAS RENALES

Ingredientes:

  • 4 o 5 rábanos
  • 2 limones

Preparación:

Licuar los rábanos y agregar el jugo de limón. Tomar este jugo por 20 días. Es importante que además de esto tomes alrededor de dos litros de agua.

ENTRE LOS PRINCIPALES BENEFICIOS DEL RÁBANO SE ENCUENTRAN LOS SIGUIENTES:

  • Mejora el funcionamiento de la glándula tiroides
  • Mejora la circulación
  • Disminuye la absorción de azúcar
  • Es tonificante para el hígado
  • Mejora la sinusitis
  • Evita el desgaste de las células
  • Fortalece el funcionamiento de los riñones
  • Elimina los cálculos y piedras en riñones y vesícula
  • Reduce los niveles de colesterol, triglicéridos, sobrepeso, toxemia.
  • Mejora la digestión
  • Reconstruye la flora intestinal

Fuente e imágenes: Viviendo Saludable