Si tienes la barriga abultada y te molesta su apariencia, no necesitas morirte de hambre para bajarla: aprende cómo preparar una infusión reductora casera y consigue un vientre plano. Es