El hígado, a diferencia de otros órganos, posee la grandiosa capacidad de regenerarse por si solo cuando la afección no es tan grave, sin embargo en la mayoría